«No soy una persona a la que le guste pasar el tiempo manteniendo, tiñendo e impermeabilizando las tarimas exteriores. Eso es lo bueno de la tarima exterior Fiberon. Se mantiene con un aspecto reluciente. Me encanta mirarla.»


A Paul Huston y a su familia les gusta pasar el rato en casa, disfrutando de las vistas espectaculares que tienen desde su tarima exterior. Lo que no les gustaba era la tarima de madera en sí. El mantenimiento era difícil y pronto (demasiado pronto, dice Paul) empezaron a surgir las astillas y otros problemas. Entonces fue cuando la cambiaron por una tarima compuesta Fiberon.

Además de proporcionar una superficie lisa y sin astillas, su nueva tarima exterior Fiberon tiene más estilo, dice Paul. «Las barandillas tienen más carácter de lo que verías en muchas de las tarimas exteriores de madera...complementa el jardín perfectamente...estamos encantados con ella».

Hoy en día, Paul cuenta con un espléndido espacio que maximiza la belleza del entorno natural y le brinda tiempo libre de sobra para disfrutarlo. Eso es una victoria se mire como se mire.